Esta técnica permite tratar los problemas de cualquier parte del cuerpo estimulando la zona refleja del pie

A pesar de que no sean una de las partes del cuerpo más glamurosas, los pies juegan un papel fundamental en nuestro día a día. Sus funciones más básicas y conocidas son ser el soporte de todo el peso del cuerpo y permitir la locomoción. Pero su rol de "mando a distancia" del cuerpo, por llamarlo así, ha pasado muy desapercibido a pesar de todas las posibilidades que ofrece. Sin embargo, la reflexología podal se centra precisamente en ese aspecto.

Esta técnica aprovecha los conocimientos sobre las conexiones de nervios entre segmentos internos de órganos, músculos y piel, para influir a nivel reflejo, sobre dolencias desde el exterior. Además, normaliza el funcionamiento orgánico, no solo a nivel fisiológico sino también mental o emocional. Y así conseguimos tratar cuerpo y mente a la vez. Es una terapia que se enfoca en el tratamiento del cuerpo como una entidad completa, en lugar de poner el objetivo en cada una de sus partes.

 Su origen se remonta al Antiguo Egipto, ya que se han encontrado grabados en los que los médicos hacían masajes en los pies del paciente. También aparece una temática similar en escrituras chinas y japonesas muy antiguas, en las que se menciona el concepto de "puntos reflejos". Y otro ejemplo destacado puede verse en la India hace 5000 años, donde los pies representaban la unión de todo el universo. Aunque estos conceptos alcanzarán su máxima exposición con la doctora Eunice Ingham en el siglo XX. Fue la primera en centrarse en el campo de la reflexología podal y escribió toda una bibliografía de referencia para los futuros investigadores. De hecho, sus "mapas" del cuerpo humanos permitieron ubicar cada zona u órgano del cuerpo en el punto reflejo correspondiente de la planta del pie. Algunos de los cuales siguen usándose en nuestros días.

El tratamiento se realiza en los dos pies, empezando por el izquierdo. De esta forma, trataremos la somatización física de los diferentes órganos y cómo afectan a nuestro cuerpo físicamente.

Después se pasa a los puntos reflejos del pie derecho, donde se encuentra el origen emocional de las patologías. Y al mejorar las defensas del organismo y favorecer la eliminación de residuos y sustancias tóxicas, se estimulan los procesos de regulación naturales del cuerpo.

Esto nos permite aplicarlo en cualquier paciente, ya sea como terapia principal o complementaria. Y sobre todo, su flexibilidad favorece la creación de un plan personalizado:

  • En bebés y niños pequeños, el masaje debe ser muy ligero, con fricciones suaves y de corta duración
  • Para los niños de 8 años en adelante, el masaje resulta especialmente efectivo. Sirve para regular el sistema nervioso, favorecer el trabajo de las glándulas endocrinas, el desarrollo óseo-muscular y la estimulación del sistema inmunitario.
  • En el caso de los ancianos, la reflexología podal tiene múltiples aplicaciones. Puede ayudar en las funciones motoras, la regulación del sistema nervioso y activando la capacidad respiratoria, la función intestinal y el aparato urinario.

Por todas estas razones, es difícil poder formular una lista cerrada con todos los beneficios de la reflexología podal. De hecho, cuanto más se indaga en esta técnica, más aplicaciones aparecen. Pero de momento aquí os dejamos algunas de las más destacadas:

  • Induce un profundo estado de relajación y bienestar.
  • Mejora el estado de ánimo y reduce los estados de ansiedad y nerviosismo.
  • Aumenta la calidad del sueño
  • Alivia los dolores de espalda, de cabeza, cervicales, lumbares, articulares…
  • Reduce los estados catarrales y sus síntomas. Mucosidad, tos, congestión, inflamaciones de amígdalas, malestar general...
  • Depura el organismo de catabolitos, como por ejemplo calcificaciones o ácido láctico. Por este motivo, se indica para personas con tendencia a formar piedras o arenilla en los riñones y la vesícula.
  • Disminuye los dolores por contusiones, edemas, retención de líquidos.
  • Atenúa los dolores menstruales y de índole orgánica.
  • Favorece la depuración y elimina toxinas.
  • Equilibra los diferentes sistemas.

La reflexología podal es una de las técnicas que más nos interesan en Centro Corpore. Por eso estamos tan emocionados de compartirla contigo. Pide cita y, después de una evaluación adecuada, pondremos toda nuestra experiencia y profesionalidad a tu servicio, para dar con el tratamiento más adecuado para ti.

¡Te esperamos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad