Hoy os explicamos su origen y algunas iniciativas para que no supongan un problema en nuestro día a día

Aunque el término no os resulte familiar, todos hemos experimentado los efectos de los ladrones de tiempo en nuestra vida cotidiana. Son aquellas situaciones, actividades o personas que nos distraen del objetivo que queremos y hacen que desperdiciemos el tiempo. Ya sea consciente o inconscientemente, caemos en ellos y no permiten que nos enfoquemos en la tarea que estamos realizando. Sin embargo, nosotros somos los mayores responsables, ya que está en nuestra manos la elección de dejarnos llevar por ellos o no. Precisamente por ese motivo pueden llegar a controlarse, ya que podemos autogestionarnos de manera que disfrutemos del ocio y seamos productivos sin dejar que un lado supere al otro.

Pero para conseguir esa resistencia, lo primero que debemos hacer es aprender a identificarlos. Y posteriormente, definir cuál es la mejor manera de responder. Para ello, os hemos preparado una lista con los ladrones de tiempo más frecuentes y qué técnicas recomendamos para evitar caer en ellos:

  • Redes sociales: éste es el primer ladrón de tiempo por excelencia. El tiempo que pasamos navegando por Facebook, viendo fotos en Instagram, o vídeos en Youtube.

¿Cómo lo evito? Desactiva las opciones de notificación en tiempo real, para que sólo las veas una vez que decidas entrar en tu perfil en la app. Así evitarás perder la concentración cada vez que el teléfono se ilumine y dedicarás un tiempo limitado al día para comprobarlas: mientras tomas el café después de comer, 30 min tras acabar la jornada de trabajo…

No te aconsejamos que esto sea lo primero que revises al despertar o al comenzar tu jornada, porque te distraerá desde primera hora y hará que no pongas el foco donde deberías para aprovechar más el día y sentirte menos cansado. Intenta que tampoco sea lo último al acostarte: los pensamientos con los que debes irte a dormir deben ser ligeros, que calmen tus emociones y desaceleren el ritmo del día. Además, las luces de los aparatos electrónicos interfieren en la calidad del sueño.

Móvil: llamadas inesperadas, mensajes de WhatsApp.

¿Cómo lo evito?
Fijando una hora concreta para ver el teléfono. Por ejemplo, 5 minutos cada hora dedicados únicamente a eso. Puedes responder llamadas o aplazarlas para un determinado momento. O revisar superficialmente los WhatsApp sin entrar en conversaciones (por si hubiera algún mensaje que requiera nuestra atención más que lo que estemos realizando en ese momento).

  • Notificaciones automáticas: notificaciones de apps, correo electrónico en push.

¿Cómo los evito?
Elimina las notificaciones (push) automáticas de las aplicaciones: recordatorios de citas, redes sociales, correo... Para el correo electrónico te recomendamos un tip de productividad: haz carpetas dentro del buzón del correo electrónico, y organízalo por áreas: trabajo, personal, viajes, cursos… Automatiza cada remitente (añadiendo correos que ya tengas) a cada carpeta, para que entren a ese nuevo buzón directamente. Y dedica un tiempo determinado a la semana o al día como parte de tu trabajo si así lo necesitas para revisar cada carpeta, incluyendo la de entrada. Así, en esos 5 minutos podrás ver si te ha entrado algún correo a la bandeja de entrada que requiera de tu atención y no perderás tiempo y concentración cada vez que suene o se ilumine tu teléfono.

Debes tener en cuenta que cuando hablamos de "tiempo perdido" no nos referimos únicamente a los minutos empleados en revisar las notificaciones. Sino que, a raíz de esa notificación, por lo general emprendemos una tarea nueva: responder el correo recibido, comprobar el calendario... que a su vez también se lleva una cantidad de tiempo importante.

  • Modo Multitarea: cada vez que cambiamos de una tarea a otra, restamos productividad a lo que estábamos haciendo. Nos cuesta volver a concentrarnos y somos menos efectivos. Al pasar de una actividad a otra aumentamos nuestro cansancio, pensamos con menos agilidad y somos menos creativos. El cerebro necesita entre 15 y 45 minutos para conseguir un nivel de concentración óptimo cuando realizamos un trabajo, así que calcula la cantidad de tiempo que puedes llegar a perder cada día simplemente por los cambios de contexto experimentados a lo largo de la jornada.

¿Cómo lo evito?
Diseña un plan de organización donde agendes cada tarea y respeta el tiempo dedicado a ella
sin incluir otras a la vez. Es preferible realizarlas de una en una (y a la larga resultará más productivo) que intentar resolverlas en conjunto.

 

  • Interrupciones: cada vez que alguien reclama tu atención te aleja de la tarea que estás realizando.

¿Cómo lo evito?
Pide a tus compañeros de trabajo o a tu familia que intenten respetar esos períodos en los que estás ocupado, salvo en casos de emergencia o tareas urgentes. Para lograrlo, puedes utilizar una tarjeta para la puerta como las de los hoteles. Con anverso y reverso donde se lea “no molestar” y “estoy libre”. O acordar un código (por ejemplo, cuando el montón de post-it de arriba sea verde, pueden pasar. Pero si ven el naranja, no puedes atenderles en ese momento).

Como todos los problemas relacionados con la conducta, sabemos que al principio puede resultar difícil identificar a los ladrones de tiempo y, sobre todo, dar con la mejor manera de tratar con ellos. Pero a la larga, verás lo mucho que merece la pena. Más allá de la cantidad de tiempo libre que recuperarás, podrás ver cómo eres capaz de controlar tus impulsos. Algo que repercutirá en tu autoestima y tu salud mental, proporcionándote un mayor bienestar.

Sin embargo, si ves que no terminas de acostumbrarte a lidiar con los ladrones de tiempo... en Centro Corpore podemos ayudar. En los próximos meses, iremos subiendo nuevos artículos a nuestro blog con tips y consejos para ser más productivos y organizar el tiempo de la mejor manera posible. Y si prefieres ir un paso más allá, puedes apuntarte a nuestros cursos de organización personal y profesional y productividad. ¡Te esperamos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad