Estas son algunas de las preguntas más habituales sobre el drenaje linfático manual y desde Centro Corpore queremos respondértelas

 

¿Qué es? 

 El drenaje linfático manual consiste en realizar un masaje de baja intensidad directamente en las cadenas linfáticas (lo que aumenta su eficacia). Es un tratamiento muy agradable, totalmente indoloro, que dura alrededor de una hora y se realiza en todo el cuerpo. Aunque se recomienda dejar un tiempo de 2 días entre las sesiones.

Gracias a ello se estimula el sistema linfático con suaves movimientos, equilibrando el contenido de agua del organismo. También elimina el líquido extracelular y evita que la linfa se estanque. 

 

¿Para quiénes está indicado? 

 El drenaje linfático puede tratar numerosas patologías, aunque en estos momentos resulta más útil que nunca. A raíz de los últimos meses de confinamiento, la vida se ha vuelto mucho más sedentaria. Especialmente en el caso del teletrabajo, que ha aumentado el número de horas que permanecemos sentados. Por ese motivo, pueden darse una serie de inconvenientes como malas posturas, hinchazón abdominal, gases, malas digestiones, dolor en las piernas…  Aunque también pueden aparecen en el caso contrario, en el que pasamos demasiadas horas de pie.

Otro de los casos en los que el drenaje linfático puede resultar especialmente ventajoso es para aquellos que han utilizado tratamientos estéticos como el lipovaser o lipolaser. El masaje elimina los restos de la anestesia, mejora el efecto del procedimiento y favorece la recuperación. 

 

 

¿Qué puedo hacer yo desde casa?

 Si no podemos acudir a nuestra sesión de drenaje, hay algunos métodos caseros que podemos utilizar.

  • El automasaje es tremendamente fácil de hacer y muy útil: simplemente extendemos nuestra crema favorita por la superficie que vamos a tratar y masajeamos suavemente la pierna, desde el tobillo a la ingle, con movimientos circulares. De esta forma mejoraremos la renovación venosa. Puedes leer más sobre el automasaje aquí.

 

  • Otra método fantástico para activar la circulación es trazar pequeños círculos con la punta de los pies. Rotamos los tobillos hacia ambos lados pero sin mover las piernas. Es un ejercicio muy simple y que podemos realizar incluso mientras estamos sentados en el sillón viendo la televisión.
  • Si el problema que tenemos es celulitis, el masaje que recomendamos es tratar la zona con movimientos de amasar. Incluso pueden utilizarse los nudillos con cuidado, sin ejercer presión. No se trata de hacer fuerza, ya que de ser así podría resultar doloroso.
  • En cualquiera de los casos, la mejor forma de acabar es con una ducha de agua fría. El sentido del agua es el mismo: de los tobillos hacia la ingle y sin una presión excesiva. De esta forma no solo mejoramos la circulación, sino que también facilitamos la tonificación de la piel.

¿Quieres algunos consejos para estimular la circulación?

 Algunos pequeños cambios en la rutina diaria pueden ser fundamentales para mejorar nuestra salud. Simplemente mover frecuentemente las piernas y los pies, dar paseos o elevar las piernas por encima del nivel del corazón después de pasar mucho tiempo sentado o de pie puede evitarnos un molesto dolor de piernas acompañado de hinchazón. El uso de medias terapéuticas también puede resultar útil para aquellas personas que por trabajo están obligadas a permanecer de pie durante varias horas.

La dieta es fundamental. El estreñimiento, el sobrepeso o la falta de hidratación pueden ser grandes enemigos a la hora de mantener una circulación y peso adecuados. La fibra y las frutas y verduras son esenciales para retener menos líquidos y son necesarios al menos 1’5 o 2 litros de agua diarios.

Otras iniciativas que podemos tomar son elegir una ropa adecuada (ligera y holgada) y un calzado cómodo cuando vayamos a trabajar. De esta forma facilitaremos el retorno venoso. También debemos evitar el calor, especialmente si se trata de una fuente dirigida directamente a nuestras piernas.

Sin embargo, como siempre, nuestro mejor aliado en estos casos será el deporte. Simplemente una caminata ligera (de alrededor de 30 minutos) una vez al día puede mejorar no solo nuestra circulación, sino también nuestro peso. Además, es una excelente forma de despejarse y librarse del estrés y la ansiedad creados por la vida laboral o familiar.  

 

Y por último, ¿qué beneficios tiene el drenaje linfático?

 Entre algunas de sus muchas ventajas está la reabsorción de líquidos, los efectos relajantes, la mejora de la circulación sanguínea y linfática o el alivio de algunos dolores, como los producidos por las varices.

De todas formas, si aún tienes dudas sobre si deberías probarlo o en qué podría ayudarte, acércate a tu clínica de confianza y consulta con uno de sus profesionales. En Centro Corpore estaremos encantados de responder a todas tus preguntas y hacer un pequeño estudio para recomendarte el tratamiento más eficaz que se adapte a ti. 

¡Te esperamos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad